La diferencia

Septiembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La crítica situación que viven los colombianos presos en China por narcotráfico merece la atención del Estado colombiano para tratar de aliviar su castigo, buscando que regresen aquí para pagar el resto de sus condenas.Pero no puede olvidarse que las penas impuestas por el Gobierno chino a quienes llevan drogas ilícitas a su país son un mensaje claro sobre su decisión de impedir la burla a sus leyes.Cometer este delito en China es construir una ruta segura a prisión, donde las posibilidades de regresar a Colombia son escasas. Por eso el mensaje está orientado a demostrar que en ese país la Justicia sí se cumple y los castigos son severos, tanto que pueden llevar a la pena de muerte.Una gran diferencia con el nuestro, donde la morosidad de la justicia y la permisividad con conductas antisociales dan a entender que las condenas están diseñadas para beneficiar a los delincuentes.

VER COMENTARIOS
Columnistas