La agonía del Lili

Agosto 14, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Desde hace una década las conexiones ilegales de aguas residuales y la minería sin control tienen al río Lili agonizando. Con 16 vertimientos de desechos contaminantes que llegan a su cauce, las aguas transparentes del río ahora son de color rojizo por acción de los químicos que se filtran por los sistemas de alcantarillado y por los remanentes que bajan de las minas.Un problema al que las autoridades locales y ambientales le han dado la espalda y que sigue sin solucionarse pese al daño evidente que se le causa al río.Ahora son los vecinos a través de sus Juntas de Acción Comunal quienes piden que se atienda el problema antes de que se convierta en un punto sin retorno.El llamado es a recuperar lo que es nuestro y a proteger un río que además guarda parte de la historia de la ciudad, un propósito que deben atender la comunidad y las autoridades en conjunto.

VER COMENTARIOS
Columnistas