¡Justicia!

¡Justicia!

Noviembre 02, 2010 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El atroz asesinato de los tres niños del Arauca no puede quedar en la impunidad. Y menos cuando de ese horrible crimen, que al parecer incluyó su violación, están involucrados algunos miembros de las Fuerzas Militares que acampaban en las inmediaciones de la vivienda que habitaban Jenny, Yimi y Jefferson Torres.Fue un acto bárbaro y cruel que no puede ser tratado como un crimen más, por lo cual el Estado debe llegar hasta las últimas consecuencias. Y si, como algunos hechos parecen insinuarlo, hubo soldados involucrados en ellos, éstos deben recibir el castigo que merezcan. Colombia ha debido padecer un largo calvario de violaciones a los Derechos Humanos y de atropellos contra los niños, muchos de los cuales se quedan sin esclarecer.Por eso es necesario que la justicia y las autoridades actúen con prontitud y descubran la verdad de lo acontecido.

VER COMENTARIOS
Columnistas