Justicia títere

Junio 01, 2017 - 11:30 p.m. Por: Editorial .

La peor manifestación de lo que sucede en Venezuela son los 69 muertos que dejan las protestas contra el Gobierno, iniciadas el 1 de abril.

Pero igual de graves son las 2.977 detenciones realizadas desde entonces, de las cuales 1.351 aún siguen en firme y serán juzgadas por la Justicia Militar.

Son venezolanos a quienes la Fiscal General se negó a procesar a través de la Justicia ordinaria por considerar que ejercían su derecho constitucional a la protesta.

Como al régimen chavista no le sirve nada que vaya en contra de sus disposiciones, decidió que los detenidos sean acusados de delitos como traición a la Patria, rebelión militar -a pesar que no hacen parte de las Fuerzas Armadas-, y ultraje al centinela, que estaría destinado a agresores de los guardianes que protegen las sedes del Ejército o la Policía.

Son juicios que si prosperan, estarán pasando por encima de los derechos humanos y de cualquier consideración judicial.

A ello se suma ahora la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de permitir que se convoque a una Constituyente sin pasar por el referendo, con lo cual se demuestra que el Poder Judicial en ese país no es más que un títere.

Y que los órganos que la componen, a excepción de la Fiscalía que aunque tarde ha sabido poner distancia, están destinados no a hacer justicia sino a ejecutar las órdenes de un dictador como Nicolás Maduro y de unas Fuerzas Armadas que se olvidaron que su deber es defender al pueblo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad