Ironías de la democracia

Octubre 29, 2015 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

No deja de ser una ironía que un cómico de profesión, sin ninguna experiencia en política ni en administración pública, haya sido elegido presidente de Guatemala.Y que lo haya logrado con una gran diferencia sobre su contrincante, la exprimera dama Sandra Torres: el 67% de la votación fue para Jimmy Morales. Es el voto de castigo de las mayoría a la corrupción que ha padecido ese país, ocasionando un escándalo de tales proporciones que provocó la caída del presidente Otto Pérez Morales y de su vicepresidenta.La protesta de los guatemaltecos contra su clase política tradicional fue evidente.Ahora deberán esperar a que Morales de fe del lema de su campaña, “ni corrupto, ni ladrón”, y ante todo que pueda manejar como se espera los destinos de su nación.

VER COMENTARIOS
Columnistas