Indolencia que mata

Indolencia que mata

Mayo 03, 2011 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Cómo se explica que las entidades ambientales hayan detectado hace 18 meses la contaminación con mercurio y cianuro en varios afluentes del río Cali, por cuenta de la explotación minera ilegal en los Farallones, y sólo ahora decidan denunciarlo. Lo que se ha puesto en riesgo es la salud de un millón de caleños que reciben agua del Acueducto de San Antonio, que a su vez se abastece del río Cali, hoy receptor de la contaminación. El de la minería ilegal en los Farallones es un problema de vieja data, sobre el que el Estado no ha actuado como debería para ponerle freno.Y mientras ocurre eso, los organismos ambientales se han ahogado en trámites burocráticos, sin ejercer su labor como les corresponde.Se trata de una situación gravísima, que no admite más dilaciones ni excusas, y que obliga a las entidades gubernamentales a actuar como es su deber para proteger la salud de los caleños.

VER COMENTARIOS
Columnistas