Historia sin fin

Diciembre 15, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

De nuevo Estados Unidos se enluta con una masacre en un centro educativo, esta vez en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, donde fueron asesinadas 27 personas, 18 de ellas niños.Y como siempre cuando ocurren hechos trágicos como este, se reabre el debate sobre las leyes que permiten la venta libre y sin restricciones de armas en esa nación.Sin embargo, la segunda enmienda a la Constitución, que desde 1791 estableció el derecho a poseer armas con fines defensivos y deportivos, permanece intocable en el país norteamericano.Ni las ocho masacres sucedidas este año, ni casos como los de la Universidad de Virginia que hace cinco años dejó 33 muertos o la de Columbine ocurrida en 1999, donde fueron asesinados 15 estudiantes, han logrado que se decida restringir la venta de armas y municiones.Así, Estados Unidos seguirá expuesto a que cada cierto tiempo aparezca otro criminal que suma en el dolor a decenas de familias y a todo un país.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad