¿Hasta cuándo?

Diciembre 15, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Ya no basta con decir que a la gente del centro del Valle del Cauca la extorsionan las bandas criminales, ni los Rastrojos, ni los Urabeños, ni ‘Porrón’.Lo que los afectados de ciudades como Tuluá necesitan es que las autoridades actúen, busquen todos los mecanismos para acabar con este delito y les brinden la protección que necesitan.Si bien las autoridades ya saben de dónde provienen las extorsiones lo que a esa ciudad le urge es que le devuelvan la tranquilidad y alejen el miedo y la zozobra.Laa extorsiones ya no solo son para comerciantes y empresarios, ahora también ha tocado a médicos, docentes, abogados, ingenieros y otros profesionales.Por eso, mientras no se tomen medidas para erradicar este flagelo, Tuluá seguirá acorralada por los chantajes y las amenazas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad