Fútbol e intolerancia

Fútbol e intolerancia

Septiembre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El amor al fútbol no se puede usar más como argumento de unos cuantos desadaptados para desatar la violencia en Cali, como sucedió el jueves anterior, cuando hinchas del Deportivo Cali y el América se enfrentaron en dos estaciones del MÍO.En un acto de intolerancia después del partido entre los rojos y el Depor Aguablanca, seguidores del Cali atacaron los buses del MÍO causando pánico entre los pasajeros y dejando un saldo de 12 heridos.El fanatismo que despierta el fútbol no es disculpa para agredirse, desatar el vandalismo ni para atentar contra el sistema de transporte masivo, patrimonio de los caleños.Disturbios como este merecen el rechazo de la sociedad, cansada ya de soportar los enfrentamientos entre los aficionados a un deporte que sólo debería generar alegría y entretenimiento.Las medidas, por drásticas que sean, hay que tomarlas. Incluso si ellas implican acabar con las barras bravas.

VER COMENTARIOS
Columnistas