Final triste

Final triste

Enero 29, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La renuncia del defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, en la que se le insistió desde que se conocieron las acusaciones en su contra por acoso laboral y sexual, se dio horas después de ser notificado de la suspensión cautelar ordenada por la Procuraduría.En ese lapso nombró como Vicedefensor a un funcionario cercano a él, a sabiendas que sería su reemplazo durante el tiempo de su suspensión.Esa es la medida que entra en vigencia de manera inmediata, porque su renuncia no se hará efectiva hasta que la apruebe la Cámara de Representantes que volverá a sesionar el 20 de marzo.Gran maniobra la del doctor Otálora, que no debe impedir llegar a la verdad sobre las acusaciones que se le han hecho.Es lo que se espera para aclarar un escándalo que le ha hecho tanto daño a la institucionalidad y a la entidad encargada de defender los derechos fundamentales de los colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas