¿Esa plata se perdió?

Abril 01, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Las regiones de Colombia lucharon por años para que se les aumentaran los recursos provenientes de las regalías, destinados a realizar proyectos que favorezcan a la población más vulnerable y con mayores necesidades.Por eso es difícil comprender que por no ejecutarse dentro del año de aprobados, $917.000 millones destinados a 450 obras deban ser desviados de su destinación inicial.Igual suerte pueden correr en unos meses otras 617 iniciativas a las que se destinaron $1,1 billones, si no comienzan a ejecutarse.Son la falta de gestión, la inoperancia, la tramitología y la ineficiencia administrativa, los que terminan trabando el propósito de las regalías.Y negándoles a los departamentos y municipios la posibilidad de realizar obras e inversiones que les permiten satisfacer muchas de las carencias que padecen sus habitantes.

VER COMENTARIOS
Columnistas