En la mala hora

En la mala hora

Junio 22, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El pueblo de Panamá le está pasando la factura a su presidente, Ricardo Martinelli, por su deseo de hacerse reelegir pese a la prohibición que establece la Constitución de ese país.Pocos creen en su palabra negando tales intenciones y aseguran que las últimas propuestas presentadas a la Asamblea de Diputados iban encaminadas a asegurar el cambio de la carta política.La propuesta de vender las acciones del Estado en una empresa de telefonía y en una electrificadora, y de nombrar tres magistrados en una nueva sala de la Corte Suprema de Justicia, afines a él, encendieron los ánimos y generaron dos protestas masivas a principio de la semana.Aunque Martinelli echó para atrás las propuestas, vive la más grave crisis política de su mandato. Y logró que todos sus opositores, incluido su Vicepresidente, se unieran para rechazar sus acciones y exigir un cambio en su forma de gobierno. Es la cuenta de cobro que pasa una nación cuando su presidente gobierna para sus propios intereses y no para el del común de la población.

VER COMENTARIOS
Columnistas