El verdadero propósito

Abril 29, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La batalla legal en la que estuvieron inmersos durante trece años el Gobierno de Colombia y la multinacional Novartis, evidencia la especulación que padecen los medicamentos de primera necesidad.Es la práctica en que recaen principalmente las farmacéuticas internacionales, que bajo el pretexto de su inversión en investigación y los derechos que tienen sobre las patentes, imponen los precios que quieren.Esta semana, al no llegar a un acuerdo con la firma suiza para reducir de $700 a $140 el precio por miligramo del Glivec, fármaco para tratar el cáncer, el Ministro de Salud anunció que se declararían razones de interés público para emitir una licencia obligatoria. Esto quiere decir que la medicina ahora podrá ser producida por otros laboratorios y Novartis recibirá las regalías correspondientes.Desde el 2012, la patente del fármaco al igual que la exclusividad para producirlo, le pertenecen a la multinacional.Es innegable que luego de invertir en costosas investigaciones, los laboratorios tienen derecho a recibir utilidades. Pero no se puede llegar a tal grado de especulación como el que ha hecho de Colombia el país donde se pagan los medicamentos más costosos del mundo. A los laboratorios no se les debería olvidar que así como tienen derecho a percibir utilidades, el propósito de sus productos es salvar o mejorar la calidad de vida de los enfermos que los necesitan.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad