El ruido y la burla

El ruido y la burla

Febrero 15, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Que Cali sea una ciudad ruidosa demuestra que aquí las normas están escritas en papel pero no se cumplen.De 2.500 quejas por ruido radicadas por los caleños el año pasado solo 645 fueron atendidas por el Dagma y 238 dejaron resultados, ¿qué pasó con las 1855 denuncias restantes?Más insólito es que un proceso abierto en el 2006 contra una cerrajería por exceso de ruido fuera resuelto en el 2014, ocho años después. Queda claro que los reclamos de quienes viven afectados por el ruido no son atendidos.Y que el resultado tan pobre de los operativo es una muestra de la necesidad de procedimientos ágiles y entidades comprometidas en atender las quejas de los caleños.Evitar que sitios como Granada o la Carrera 66 vivan en medio de la bulla es responsabilidad de que quienes deben hacer cumplir la promesa de hacer respetar la tranquilidad de la ciudadanía.

VER COMENTARIOS
Columnistas