El mundo al revés

Mayo 21, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La prueba de alcoholemia que hace unos días se negó a realizar el senador Eduardo Merlano se convirtió en una película que ha llevado hasta la renuncia de un comandante de la Policía.Primero fue el escándalo que armó el congresista, a quien no le pareció que dada su investidura le fuera hecho un examen al que debe someterse cualquier colombiano si es requerido.Su indignación aumentó cuando el caso salió a la luz y se supo que manejaba sin licencia y que está fue expedida tres días después.Si la reacción del doctor Merlano cayó mal, fue peor la del Comandante de la Policía de Barranquilla, el general Óscar Pérez, quien en lugar de respaldar a sus agentes pidió su traslado y les jaló las orejas por haber tratado de esa forma “a quien hace las leyes”.Razón tiene en renunciar el General quien se equivocó al desconocer que sus policías hacían cumplir, ellos sí, las leyes, y en justificar la actitud de quien no por ser congresista puede pasarse las normas por la faja.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad