El más grande

Junio 06, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

”Fue el más grande. Y punto”. Esas palabras del presidente Barack Obama, pronunciadas luego de conocerse la noticia sobre su muerte, reflejan lo que el mundo siempre pensó sobre Mohamed Alí.Desde sus primeros combates a comienzo de los años 60, quien entonces se llamaba Cassius Clay demostró qué sería el mejor boxeador, gracias a su envidiable condición física, a su inteligencia y en parte a la arrogancia con la que intimidaba a sus rivales dentro y fuera del ring.Ese muchacho medio prepotente, que se daba el lujo de despachar a sus contrincantes en apenas segundos y se puso tres veces el fajín que lo ungía como el rey de los pesos pesados, llegó a ser más que el campeón de campeones.Luchó también por los derechos de las minorías negras en su país, libró una dura batalla como objetor de conciencia al negarse a participar en la guerra contra Vietnam, razón por la que le prohibieron boxear por tres años, y una vez convertido al Islam y cambiado su nombre por el de Mohamed Alí, se dedicó a predicar sobre la paz, la igualdad, el respeto por la diferencia y el amor.Por esas batallas que libró fuera de la lona desde que se retiró en los 80, también se le recordará como un hombre grande, que además enfrentó su pelea más dura contra la enfermedad del Parkinson que lo acompañó por décadas.Así el nombre de Mohamed Alí quedará inscrito como el de uno de los deportistas más importantes del Siglo XX y como un hombre que pasó de los puños a convertirse en embajador mundial de la paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad