Educación y violencia

Educación y violencia

Junio 23, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La reforma educativa que no admite más demoras si se quiere cambiar un sistema que ha privilegiado a pocos, un sindicato que recurre a los excesos y la intimidación para evitar que se les vayan de las manos sus prerrogativas, y unas autoridades que no han podido manejar la situación.Ese es el círculo que tiene de nuevo a México enfrentado a la violencia, llorando a una decena de muertos en Oaxaca y en la incertidumbre de no saber si se impondrá un cambio que sobre todo privilegie la educación pública en ese país.Durante décadas la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, Cnte, que agrupa sólo a un grupo privilegiado de maestros, ha dispuesto a discreción los nombramientos y los cambios en las nóminas de docentes, en especial en los Estados del sur de México, a la vez que ha manipulado a su antojo las políticas educativas. Esquema que se pretende reformar, evaluando los conocimientos de los maestros y calificando su labor. El problema es que la Cnte no está dispuesta a perder su poder, por lo cual ha recurrido al bloqueo de vías, la toma de pueblos y al vandalismo, así como a escarmentar con humillaciones públicas a los docentes que no están de acuerdo con su protesta.Mientras el diálogo entre el Gobierno y la Coordinadora no avanza y los enfrentamientos han llegado a extremos como el del domingo cuando 10 personas murieron sin que se sepa de dónde salieron los disparos, las consecuencias son para la educación mexicana, sitiada por los intereses clientelistas de unos, así como por la laxitud y la falta de autoridad.

VER COMENTARIOS
Columnistas