Dietas e impuestos

Mayo 21, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La Cámara de la Industria de Bebidas de la Andi y del Gobierno Nacional firmaron un pacto para no vender bebidas azucaradas y gaseosas en los colegios de educación primaria.A los estudiantes solo se les ofrecerá jugos naturales, agua o maltas, no se emitirán comerciales de televisión dirigidos a menores de 12 años y la información nutricional en las botellas deberá ser más detallada. Estas medidas serían la respuesta a la propuesta de establecer un impuesto a las bebidas azucaradas que será incluido en la próxima Reforma Tributaria, lo que permitiría recaudar más impuestos, justificándolos bajo la disculpa de combatir la obesidad.Aunque este acuerdo es bien recibido, no es la solución la gordura de la niñez y la juventud colombiana, porque los refrescos representan apenas una pequeña parte de la desbalanceada dieta que los colombianos consumen a diario, en la que predominan los carbohidratos.Si se tiene en cuenta que el 51% de la población en el país sufre sobrepeso y obesidad, las medidas deben centrarse en combatir los malos hábitos alimenticios que se heredan pese al daño que causan.Por ello, para proteger la salud no basta con restringir la venta o crear impuestos a algunos productos. Lo que sí es necesario, es educar sobre el efecto de las malas dietas, y promover prácticas de vida saludables, que incluyan una alimentación balanceada, para no darle juego al fiscalismo de algunos gobernantes.

VER COMENTARIOS
Columnistas