Destruyendo la riqueza nacional

Destruyendo la riqueza nacional

Febrero 18, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Entre los atentados a los oleoductos y las protestas violentas que estarían adelantando comunidades cercanas a los campos petroleros colombianos el daño que se le está haciendo al país es incalculable.

Caño Limón - Coveñas, la mayor infraestructura de transporte de hidrocarburos en el país, lleva 45 días paralizada por los 12 ataques que ha perpetrado la el ELN en el presente año.

Suerte similar ha corrido el oleoducto Trasandino, objetivo de los ataques de ese grupo criminal en cuatro ocasiones.

Y en la última semana encapuchados han entrado a la fuerza a varios campos de explotación de petróleo en el Meta, causando daños a las plantas y afectando la producción de 200.000 barriles diarios, algo así como el 25% del total que produce el país.

Por eso no es extraño que Colombia vuelva a estar junto a naciones como Venezuela, Irán o Rusia en el reporte de mapa de riesgo petrolero que publica Securing America’s Future Energy, organización que analiza el desempeño del sector de los hidrocarburos en el mundo.

La situación no es nueva, pero mientras el Estado siga sin poder proteger la infraestructura petrolera de los ataques de los violentos, los efectos los seguirán sintiendo el medio ambiente, las poblaciones aledañas y el que sigue siendo un renglón crucial para la economía nacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas