Demora inexplicable

Mayo 14, 2017 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Las denuncias de la Superintendencia de Notariado y Registro sobre la ocupación indebida de predios que hacen parte del Parque Natural de Los Farallones de Cali, se están haciendo desde hace años.

El interrogante es por qué seguimos a la espera de las decisiones correspondientes, y cuáles son las razones para que la oficina de Catastro municipal no entregue la información que se le ha pedido de tiempo atrás.

La gravedad de la situación no da más espera: hay al menos 440 predios privados que no pueden ser modificados ni son susceptibles de ser construidos, pero por la falta de información catastral o por las trabas que se ponen en la Oficina de Registro, el riesgo es permanente.

Ahora se conoce, también, que hay 50.000 personas viviendo dentro del Parque Nacional más importante de Cali y del Valle, con ecosistemas vitales y donde nacen las principales fuentes de agua.

Estas irregulares que deben resolverse cuanto antes. El Municipio, el Valle y la Nación deben garantizar su protección.

Si no hay manera de reubicar a quienes viven en los Farallones, hay que trabajar con ellos para asegurar que participen en la conservación del parque.

Y hay que poner freno inmediato a quienes pretenden hacer negocio con terrenos que por ley no pueden tocarse.

Para lograrlo no basta con denuncias. El Municipio es el primer llamado a poner orden teniendo al día información catastral, mientras que se debe denunciar cualquier irregularidad en la Oficina de Registro de Cali.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad