De para atrás

Julio 11, 2017 - 11:30 p.m. Por: Editorial .

En 2009, tras décadas de lucha contra la aftosa, Colombia fue reconocido como país libre de esa enfermedad que ataca principalmente al ganado bovino.

Erradicar el virus que se detectó por primera vez en 1950 en el Valle del Cauca, fue posible gracias a la vacunación sistemática y el monitoreo permanente en todo el país.

Por eso la preocupación que causa la aparición de nuevos brotes por primera vez en ocho años y la forma como se ha propagado en varias zonas.

Hace 20 días se conoció el primer caso en el departamento del Arauca, según el Ministerio de Agricultura proveniente del ganado de contrabando desde Venezuela.

Ahora se anuncia que llegó a 13 poblaciones de Cundinamarca, Caldas, Antioquia, Boyacá y Santander.

Si como han dicho las autoridades el virus se propagó por el Magdalena Medio, hay que preguntar por qué recorrió un camino tan largo desde la frontera venezolana hasta el interior del país sin que pudiera impedirse.

No es de cualquier monto el perjuicio que el regreso de la aftosa le ocasionará al campo colombiano: además de los vetos que ya anunciaron Panamá, Chile, Ecuador y Perú, se une el de Rusia, a donde se exporta el 50% de la carne colombiana.

Por eso hay que exigir a las autoridades determinar cuáles entidades fallaron en los controles, que desplieguen los mecanismos necesarios para defender la ganadería nacional y así evitar un impacto mayor en el campo que se traducirá en pobreza para millones de colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad