Cultura para todos

Agosto 11, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

En una época en la cual la radio se tomó la comunicación masiva y se convirtió en el vehículo de las expresiones del mundo, un grupo encabezado por Álvaro Castaño Castillo fundó en Bogotá lo que sería el gran experimento para difundir la cultura desde sus más distintas facetas. Fue la HJCK, El Mundo en Bogotá, la que empezó a difundirla música clásica, la poesía, la literatura y todos las expresiones de la cultura universal, en una sociedad cerrada pero sedienta de conocimientos y necesitada de accesos a la creación intelectual.Contra la opinión de quienes sólo pensaban en la explotación comercial del medio más poderoso en la mitad del Siglo XX, “La emisora para la inmensa minoría”, como la denominó Castaño Castillo, fue creciendo en audiencia, llevando a sus cada vez más numerosos oyentes la posibilidad de disfrutar lo que entonces y aún ahora se ha considerado una actividad elitista. Además, la calidad humana de Castaño y de su señora esposa, Gloria Valencia, hicieron posible tener al aire la voz de los más encumbrados escritores, poetas, compositores y en general artistas, ya fueran nacionales, de América Latina o de los más sofisticados países de Europa y del resto del mundo. Ese es el gran valor de Álvaro Castaño Castillo. Al registrar su muerte, Colombia le rinde un homenaje de agradecimiento, por su trabajo en pro de la cultura nacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad