Crimen ecológico

Mayo 14, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Al debilitamiento que la minería ilegal produce sobre los terrenos en la vía a Buenaventura se suma la tala indiscriminada de árboles en las montañas del corregimiento de Cisneros que está provocando graves derrumbes que afectan la vía férrea y el cauce del río Dagua.Según las denuncias, son los mismos habitantes de la zona quienes están quemando y cortando hectáreas de árboles sin ningún control de las autoridades competentes.Aquí es cuando hay que preguntarse qué está haciendo la CVC, para garantizar la protección y el control ambiental en esta zona tan golpeada y explotada en sus recursos naturales.No hay derecho a que por ignorancia o por necesidad de lucro haya gente que siga deteriorando las carreteras y una fuente hídrica tan importante como el río Dagua.Es deber de las entidades gubernamentales actuar como corresponde para evitar que la deforestación cause una tragedia.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad