Crimen aterrador

Junio 27, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Las recurrentes denuncias que el Vaticano ha hecho sobre el tráfico de órganos de niños demuestra que no se ha tomado conciencia sobre la gravedad de lo que eso significa.A los menores emigrantes o indocumentados que viajan entre México, EE.UU. y el Mediterráneo se los roban y los matan para luego extraerles sus órganos y venderlos.Una práctica macabra que debe ser calificada como un crimen de lesa humanidad ante el cual las autoridades de los países involucrados deben responder. En medio de tantas declaraciones de respeto a los derechos de los niños, parece inconcebible que ahora sean objeto del más aberrante comercio con su integridad física.Y que las autoridades de los países donde ha sido descubierto crucen los brazos y no desplieguen la misma energía y los mismos recursos que usan para otros menesteres.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad