Corrupción y populismo

Corrupción y populismo

Enero 26, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva lleva años implicado en el escándalo de corrupción ‘Lava Jato’, las pruebas han apuntado a su responsabilidad y los jueces no sólo lo condenaron sino que al revisar el caso le aumentaron la pena de 9 a 12 años.

La respuesta del exmandatario brasileño frente a esa sentencia ha sido desafiar a la Justicia, que ha demostrado independencia, y aceptar la candidatura de su Partido de los Trabajadores para aspirar nuevamente a la Presidencia.

A Lula y a su colectividad poco les ha importado que se le encontrara culpable de recibir sobornos por US$1,1 millón de la constructora OAS, a la que habría favorecido con contratos en Petrobras.

Ni que de manera unánime los tres jueces del Tribunal Regional de Porto Alegre fallaran contra él en la corte de apelación.

La sentencia ha sido desestimada por el expresidente y sus seguidores, que consideran todo el asunto una persecución política para detener sus aspiraciones de regresar al Palacio de la Meseta, sede del Gobierno Federal en Brasilia.

Lo que se está viviendo en Brasil es un claro desafío a la legitimidad de la Justicia.

Ahora resta esperar a que la Corte Suprema confirme la sentencia, que si es así Lula la acate y que asuma como expresidente su obligación de respetar al Estado que él mismo presidió.

VER COMENTARIOS
Columnistas