Contraloría y clientela

Contraloría y clientela

Noviembre 15, 2010 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Las nóminas paralelas son la demostración palpable de la forma en que se le hace trampa a la ley para satisfacer la clientela.Ahora, el turno fue para la Contraloría General de la República. Como lo denunció su nueva titular, la entidad encargada de vigilar el manejo de los recursos públicos pasó de 179 contratos temporales en el 2006 a 1.000 en el 2009, por una suma de $18.200 millones. Parece ya una costumbre adquirida que quienes llegan a manejar las dependencias del Estado reciban una estructura administrativa y la alteren a su arbitrio.Y calificándola como ‘temporal’, crean una administración paralela a través de contratos de prestación de servicios, para que realicen labores de los empleados de planta. Que esto ocurra en cualquier entidad pública es inadmisible. Pero ya es el colmo que se hagan en la entidad que debe velar por la transparencia, como la Contraloría General de la República.

VER COMENTARIOS
Columnistas