¡Contra todo!

Mayo 04, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La hazaña del Leicester City al obtener el campeonato de la Premier League, torneo profesional del fútbol inglés, demuestra que en ese deporte nada está escrito.El modesto equipo dirigido por Claudio Ranieri logró el título adelantado tras el empate entre Chelsea y Tottenham, único con posibilidades de arrebatarles la copa.El triunfo toma aspecto de hazaña si se tiene en cuenta que hace apenas un año los ‘zorros’ luchaban contra el descenso; que el equipo se vio en la necesidad de aceptar en su nómina a seis jugadores desempleados y a dos con traspaso gratuito, y además fichó como estratega a Ranieri, un técnico que venía de fracasar como seleccionador de Grecia.Las expectativas de un campeonato eran tan pocas, que las apuestas oficiales estaban 1 a 5000. Como resultado, ahora se deberán pagar 14 millones de libras a quienes apostaron a favor del equipo a principios de la temporada.Quienes más han gozado el triunfo son los 300.000 habitantes de la ciudad de Leicester, el empresario tailandés dueño del grupo, los monjes budistas que son sus fieles hinchas, así como los aficionados alrededor del mundo que respaldaron a la escuadra que batió a los grandes del fútbol inglés, los equipos más caros del fútbol internacional.Son resultados que se logran con disciplina, unión, sacrificio, una buena estrategia, las oraciones de los budistas, y que llevaron al Leicester a derrotar todas las predicciones. Por eso obtuvieron su primer título en 132 años de historia y probaron que no se necesitan nóminas multimillonarias para alcanzar el éxito.

VER COMENTARIOS
Columnistas