Contra la salud pública

Diciembre 16, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La fabricación ilícita y el contrabando de licor no son solo un problema para las rentas departamentales porque evaden impuestos.Son sobre todo un atentado contra la salud pública y afecta en algunos casos a personas que ni siquiera saben que están consumiendo bebidas alcohólicas ilegales.Muchas de esas botellas se distribuyen ilícitamente y la gente las compra más baratas, pero otras se comercializan en establecimientos autorizados, como si se tratara de licor legal. Es difícil creer que el alambique descubierto en Cali la semana anterior, listo a producir según las autoridades 300.000 botellas de aguardiente, ron y whisky falsificados, pudiera vender en el mercado ilegal toda su producción.Este es un problema de salud y seguridad pública, que requiere del compromiso de las autoridades tanto como del de comercializadores y consumidores.

VER COMENTARIOS
Columnistas