Contra la indolencia

Mayo 27, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Entendiendo las dificultades por las que atraviesa el sistema de salud en Colombia, no puede aceptarse que los niños que tienen su vida en peligro deban padecer la maraña de trámites y negativas que impiden su atención. En el Valle, la vida de 200 menores de edad que padecen cáncer y están afiliados a Cafesalud se ha convertido en una odisea increíble.Además de luchar contra esta terrible enfermedad, deben padecer la falta de atención por pertenecer a esta EPS.Y las demoras en los pagos a las Instituciones Prestadoras de Salud que trabajan para la empresa administrada por el Estado, han llevado a que se aplacen indefinidamente los tratamientos que requieren con urgencia, con el consecuente deterioro de su condición. A ello se suma que son pocas las clínicas o instituciones que prestan sus servicios a Cafesalud y algunas de ellas no tienen el nivel de atención hospitalaria adecuado para ofrecerles tratamientos idóneos. La insuficiencia de medicamentos, las órdenes mal hechas y la carencia de elementos tan básicos como jeringas, complican las sesiones de quimioterapias para los menores.Ante el problema, las directivas de Cafesalud han guardado silencio, como si no tuvieran que responder por su obligación de ofrecerles el servicio que necesitan. El Estado no puede permitir tanta indolencia. Además de un servicio público, lo que está en juego es la vida de niños que necesitan de la solidaridad humana y del apoyo para superar su enfermedad.

VER COMENTARIOS
Columnistas