Contra el vandalismo

Mayo 07, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La violencia y la intolerancia no pueden seguir siendo los protagonistas del fútbol colombiano. Las agresiones y actos de vandalismo de quienes se hacen llamar hinchas, se convirtieron en pan de cada día y ya se dan por igual en los estadios nacionales, en las calles de las ciudades o fuera del país.El martes los disturbios los protagonizaron seguidores del América en vías del Magdalena luego de un partido en Santa Marta; semanas atrás, durante la Copa Libertadores, hinchas de Atlético Nacional, Independiente Santa Fe y el Deportivo Cali, causaron disturbios en Perú, Paraguay y Argentina.Ahora, ante el desmadre que se presenta, el Ministerio del Interior anuncia la instalación de cámaras de identificación facial y control biométrico en los estadios, carnetización de los asistentes y el endurecimiento de las penas. Pero, ¿son estas medidas la verdadera solución? O serán tan poco efectivas como la ley expedida años atrás para castigar la violencia en los estadios, y con tantos acuerdos firmados entre hinchas, equipos y autoridades.Las barras bravas no son organizaciones deportivas: son grupos que están llegando al límite del vandalismo, por lo que hay que combatirlos con firmeza, incluyendo sanciones a los equipos que las patrocinen.A los verdaderos aficionados se les debe brindar tranquilidad y seguridad, así como devolver a los estadios su carácter como lugares pacíficos para el entretenimiento y no escenarios de guerra. Para eso se necesita firmeza y compromiso para combatir a los violentos de forma eficaz.

VER COMENTARIOS
Columnistas