Conciencia ciudadana

Abril 16, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La segunda fase del plan ‘Cali vive la noche’, que se inició el jueves anterior y busca disminuir el impacto del ruido de los establecimientos nocturnos, tendrá éxito si mantiene la continuidad y no es sólo acción de un fin de semana.Sectores como El Peñón, la Carrera 66 entre calles 11 y 13, el Parque del Perro, Juanambú y Granada, así como Normandía, San Antonio o Ciudad Jardín, que han pasado de ser residenciales a compartir su vida diaria con locales comerciales, restaurantes y sitios de rumba, llevan años padeciendo por el desorden y los excesos.Respetar el derecho que tienen sus habitantes al descanso y a la tranquilidad es cuestión de conciencia ciudadana, la que parece haberse perdido en una ciudad que alguna vez se preció de su civismo, sin que por ello dejara a un lado su alegría innata.Para que esa condición se rescate, sin duda son importantes las visitas pedagógicas y de sensibilización que se harán a los establecimientos nocturnos, así como las mediciones sonoras para comprobar el exceso de ruido, los controles de tránsito y de alcoholemia y, en general, la presencia de las autoridades.Igualmente, se debe hacer un llamado a los empresarios de la noche para que tengan en cuenta que si quieren generar empleo con la actividad nocturna, no sólo deben preocuparse por hacer prósperos sus negocios, sino también por cumplir unas normas mínimas de convivencia.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad