Buenaventura, en picada

Marzo 07, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Buenaventura, por el lado que se le mire, sigue cayendo en picada.A todos los males que padece, se suma el de la crisis económica que arrastra, con deudas que ya superan los $180.000 millones, demandas por otros $40.000 millones y el embargo de 47 de sus cuentas bancarias, lo que en la práctica ha hecho inviable financieramente a la ciudad.Es la historia a la que lo han arrastrado la corrupción, el clientelismo y unas administraciones que han tenido más trabajo respondiendo por sus actos ante las instancias judiciales y a los organismos de control que cumpliendo con su labor de suplir las necesidades de la población, que no son pocas. Nada ha servido, ni siquiera su categorización como Distrito, que debía darle algunas ventajas para conseguir más recursos y para allanar el camino hacia el desarrollo que demanda la ciudad.Ni siquiera la posibilidad de acogerse a la Ley 550 de 1999, o de insolvencia económica, parece servir para que Buenaventura enderece el rumbo y se levante luego de tantos años aciagos.Porque de poco servirán las acciones que se adopten si no hay un cambio en la actitud de sus gobernantes.Más que conmiseración por los problemas que la aquejan, lo que se necesita es el rechazo categórico de la corrupción y el clientelismo que se tomaron a la Administración distrital, impidiendo el progreso que se merece Buenaventura.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad