Buena propuesta

Octubre 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El programa Tratamiento Integral de Pandillas con el cual se espera rescatar a jóvenes de la delincuencia y la violencia, es una buena propuesta en la búsqueda de una ciudad más segura y en paz.Sin embargo, el proyecto no se puede quedar sólo en los actos de entrega de armas por parte de los jóvenes, ni limitarse a reintegrar a 700 pandilleros como es la propuesta inicial.Ya Cali ha vivido iniciativas parecidas, que no han progresado porque no se tiene en cuenta lo más importante: ser constantes en el propósito de brindar a los jóvenes las oportunidades que necesitan para educarse, tener un empleo y emprender una vida social y productiva.Si eso se logra, y ellos asumen el compromiso de abandonar esa vida delictiva y el uso de la violencia como primera opción, quienes hoy hacen parte de las pandillas se podrán convertir en ciudadanos de bien, que le aportan a la sociedad.Esa es la mejor forma de acabar con un fenómeno que tiene entre sus causas la marginalidad y que ha sido aprovechado por el narcotráfico y la delincuencia organizada para sus propósitos criminales.Por eso es de aplaudir la iniciativa de la Alcaldía, la Policía y el Instituto Cisalva de la Universidad del Valle, pero debe dársele la atención necesaria para que no pase como en otras ocasiones en las que estos proyectos han quedado en el olvido.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad