Atrocidad

Mayo 07, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Aún no se entiende por qué el gobierno nigeriano no ha hecho todo el esfuerzo por liberar a las 223 niñas que fueron secuestradas en un colegio cristiano por miembros de la secta radical islamista Boko Haram.Más cuando el plan del grupo terrorista es venderlas y casarlas en los países vecinos, lo que ya habría sucedido en la frontera con Chad y Camerún donde algunas fueron negociadas por 12 dólares.Lo que convierte ese plagio en un problema ya no sólo de Nigeria, sino también de la Comunidad Internacional que debe intervenir para lograr la liberación de estas jóvenes.A esta atrocidad cometida el 14 de abril en una aldea de Borno se le suman las 1.500 personas que el grupo islamista ha asesinado este año en atentados terroristas.Por eso el rechazo mundial debe llevar a acciones que permitan acabar con una de las peores amenazas para la vida en África.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad