Así se hace

Octubre 11, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Los Farallones de Cali son la prueba de que sí se puede recuperar la naturaleza cuando hay decisión y se realiza la debida intervención.Hace un año una denuncia publicada en este diario mostró cómo la minería ilegal estaba arrasando con el parque natural, había desviado el cauce de una quebrada y tenía efectos nefastos en uno de los ecosistemas más representativos del Valle.La acción conjunta que adelantan desde entonces las autoridades ambientales nacionales, departamentales y locales, con el acompañamiento del Ejército Nacional, ha permitido erradicar en un porcentaje significativo esa práctica ilícita.El resultado es la recuperación paulatina de ese hábitat y el regreso de especies que se encontraban amenazadas. Tan importante como ello es que se están tomando las medidas necesarias para conservar la mayor reserva natural de Cali y del Departamento, donde nacen la mayoría de los ríos que pasan por la ciudad y abastecen de agua a buena parte de su población.Recuperar los Farallones de las manos de manos criminales a las que en su afán de enriquecerse les tiene sin cuidado arrasar lo que este a su paso, es el primer paso.De que se le dé continuidad a esa labor conjunta, no se ceje en el empeño de protegerlos y se le blinde de los depredadores humanos, dependerá que los Farallones de Cali sigan recuperándose y desempeñando el importante papel ambiental que cumplen en el suroccidente colombiano.

VER COMENTARIOS
Columnistas