Amarga Navidad

Diciembre 29, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La detención durante 72 horas del ex superintendente de Salud Gustavo Morales es otro ejemplo de cómo la acción de tutela se sigue utilizando para fines diferentes a proteger los derechos fundamentales de los colombianos.El exfuncionario terminó la noche de Navidad en la cárcel por no acatar la sentencia del Juez Noveno Penal de Barranquilla, que lo obligaba a aceptar en 48 horas la solicitud de Salud Andina de convertirse en EPS.Dos años atrás Morales se negó a firmar el permiso de operación de esa empresa porque algunos socios eran funcionarios públicos del Atlántico y por una advertencia de la oficina de Transparencia de la Presidencia por presuntos vínculos con grupos de autodefensas.Y aunque para apelar su decisión cabían recursos administrativos, se interpusieron siete tutelas, una de las cuales lo llevó a la cárcel.Otro ejemplo de cómo esa figura jurídica se usa para fines diferentes a los que le dieron vida, convirtiendo a la Justicia en rey de burlas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad