Al fin

Al fin

Septiembre 15, 2017 - 11:30 p.m. Por: Editorial .

Se necesitó de la presión general para que la Alcaldía de Buenaventura declarará la emergencia de salud.

Hace 20 días el Comité del Paro Cívico, contando con el aval del Ministerio y la Superintendencia del ramo, pidió que se adoptara esa medida como la forma más efectiva de solucionar los problemas de prestación de servicios, suministro de insumos y atención de salud que padece la población.

Las razones se conocen: desde hace cuatro años Buenaventura no cuenta con un hospital para atender casos de Nivel II y las Instituciones Prestadoras de Salud no tienen la infraestructura ni la capacidad para recibir la demanda actual.

El desabastecimiento en bienes y servicios llega al 80%, lo que significa que los bonaverenses están desprotegidos y su salud en riesgo.

La declaratoria de emergencia fue uno de los puntos acordados hace tres meses cuando se puso fin al paro cívico, y es necesaria para agilizar la entrega de recursos destinados a mejorar las condiciones del sistema de salud en la ciudad.

Por eso no se entiende que la Alcaldía haya guardado silencio hasta anoche, más cuando en su calidad de Distrito, Buenaventura tiene la autonomía para tomar la decisión.

Declarada la emergencia, se espera que a la crisis de la salud en la ciudad portuaria no se le siga tratando con paños de agua tibia, que se gestionen de inmediato los recursos que se necesitan y que se garantice que estos dineros se dedicarán a atender a los 450.000 bonaverenses y no a llenar las arcas del clientelismo y la corrupción.

VER COMENTARIOS
Columnistas