Ahora, la desidia

Diciembre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

A los tropiezos que ha sufrido en estos cinco años la reconstrucción del Palacio de Justicia se suma ahora otro mal: la desidia.O, ¿cómo se explica que $13.000 millones adjudicados por el Consejo Nacional de Estupefacientes para terminar las obras y poner en funcionamiento la sede de la Justicia en Cali se hayan perdido porque no se presentaron los proyectos?Mientras el Consejo Superior de la Judicatura, encargado de tramitar y administrar los recursos de la reconstrucción, sigue adormecido sin actuar, el sistema judicial lleva desde el 2008 desperdigado por la ciudad. Sus funcionarios trabajan en condiciones infrahumanas y los caleños padecen toda clase de inclemencias si tienen que acudir a ellos.Es una Justicia pordiosera, que no se entiende en una ciudad como Cali, asediada por la inseguridad y la violencia.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad