Abusos inaceptables

Abusos inaceptables

Agosto 24, 2017 - 11:30 p.m. Por: Editorial .

Lo ocurrido con la venta de boletas para los partidos de la Selección Colombia en su camino al Mundial de Rusia 2018 tiene todas las características de un fraude.

Por eso acierta la Superintendencia de Industria y Comercio al suspender la empresa Ticketshop, contratada por la Dimayor para distribuir las entradas a los juegos en Barranquilla.

El pasado 8 de agosto, esa empresa anunció la supuesta venta a través de su página en internet de 6000 boletas para el partido Colombia-Brasil y minutos más tarde, pese a que la plataforma estaba caída, informó que ya los pases se habían agotado.

De acuerdo con las investigaciones, esas boletas nunca se comercializaron y habrían pasado a manos de revendedores que cobran hasta diez veces más de su precio real.

Ahora una boleta de Norte que vale $57.000 aparece en venta por $600.000 y por una de occidental cobran hasta $2.000.000 cuando cuesta $350.000.

Ante estas irregularidades la Dimayor no puede pararse a un lado como simple espectador.

Por más que sea una empresa privada debe garantizar que no se abuse de la confianza pública.

Les corresponde, además, actuar para evitar que la corrupción logre sacar provecho de la pasión que despiertan el fútbol y la bandera nacional.

Porque en este caso no solo se engañó a una hinchada; también se está jugando con el nombre de la Selección Colombia que es patrimonio nacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas