Abusos e ineficiencia

Febrero 12, 2011 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La ineficiencia de la Dirección Nacional de Estupefacientes para administrar los bienes incautados al narcotráfico quedó en evidencia con el cierre del parque Yakú. Esta propiedad de alias ‘Chupeta’ fue confiscada en 2007 por la DNE, que inexplicablemente designó como su depositario a Héctor Aníbal Quintero, el dueño de los terrenos donde se asienta. Sólo bastaron tres años después de la incautación para que un centro recreacional fuera cerrado por no ser, supuestamente, autosostenible.Pero la mala gestión del DNE no fue la única causa del cierre; las deudas que contrajo el Departamento durante la administración de Juan Carlos Abadía, y que ascienden a $100 millones, asfixiaron sus finanzas.Así, un sitio que le daba empleo a 70 personas y pudo ser aprovechado para el esparcimiento de los caleños, sucumbió por la negligencia de la DNE y los abusos de la Gobernación en cabeza de Abadía.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad