A tomar medidas

Octubre 24, 2016 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Los males que aquejan el Programa de Alimentación Escolar, PAE, del Ministerio de Educación, parecen no tener fin.Ahora, un informe de la Contraloría General de la República encontró varias irregularidades en el suministro de víveres a los estudiantes, cometidas por los operadores de los contratos en los municipios de Zarzal, El Dovio, Roldanillo, Guacarí y El Cerrito.Alimentos en mal estado de conservación, déficit en la cantidad de los mismos, falta de dotación para los comedores y manipuladores de los víveres, lo que representa un riesgo en la salubridad, son sólo algunos de los hallazgos presentes en el informe.Así mismo, el documento dejó en evidencia la ineficiencia de los mecanismos de control que ejerce el ente territorial en el desarrollo del programa para garantizar las obligaciones del operador.Es inaceptable que se presenten este tipo de situaciones en un programa tan noble que pretende defender el derecho de los niños, especialmente el de los más necesitados, a estar bien alimentados y poder así rendir en sus estudios.Es de esperarse que la Secretaría de Participación Social, encargada del programa en el Departamento, tome cartas en el asunto para garantizar que los operadores cumplan como es debido.Y más ahora que la Gobernadora anunció 3.000 millones más para fortalecer el programa en el Valle.

VER COMENTARIOS
Columnistas