A pesar de todo...

Septiembre 05, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La adjudicación del negocio del chance en Sucre ha sido un espectáculo grotesco.Como sucedió con la licitación de la llamada Vía de la Prosperidad en el Magdalena, de nada sirvió que los entes de control declararan hasta la saciedad las inconveniencias de esos negocios. El del chance fue entregado sin importar las advertencias por la manipulación a los pliegos, el detrimento que se le causaría al patrimonio de la región, la inhabilidad de los socios de la empresa ganadora para contratar con el Estado y la clandestinidad en que se hizo el proceso.Con estos ejemplos se demuestra cómo el Estado pierde su capacidad de maniobrar bajo el argumento de la autonomía local.Por eso se habla de cambiar el sistema de contratación pública, para que sea transparente, se les den herramientas a los organismos de control para evitar el robo al Estado y se facilite que la Justicia actúe en defensa de los intereses de la Nación y en contra de la corrupción.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad