A los bandazos

Octubre 05, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El problema de la delincuencia juvenil y la reclusión de los menores infractores se sigue manejando a los bandazos en Cali, sin que se entienda que en vez de solucionarse a punta de Policía, se requieren políticas consistentes y efectivas para la formación de las nuevas generaciones y la prevención del delito.Al juez que ordenó el cierre del Centro Transitorio de Atención de Menores Infractores, le asiste la razón.Lo increíble es que aún no se haya definido la construcción en Cali o el Valle de un lugar de detención para los delincuentes juveniles que sea seguro, digno y que permita cumplir con la labor que debe realizar el Estado con quienes aún no cumplen la mayoría de edad.Mientras no se asuma su responsabilidad como debe ser, los caleños seguirán expuestos al dolor de cabeza que representa no poder prevenir la delincuencia juvenil ni contar con un centro de reclusión de menores infractores con las condiciones adecuadas.

VER COMENTARIOS
Columnistas