A bocados

Febrero 25, 2012 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Cali tiene razones de sobra para sentirse orgullosa de su rica gastronomía, y también de una generación muy interesante de chefs, gastrónomos e investigadores decididos a hacer ciudad. Un puñado de ellos se ha unido para proponer cenas que no sólo sean exquisitas sino que inviten a los caleños a apropiarse de lugares emblemáticos de la ciudad y darles una nueva mirada.Hace poco la zona verde del Museo La Tertulia se llenó de manteles de cuadros rojos, canastas y copas de vino en un picnic nocturno. Los próximos experimentos serán en el Zoológico de Cali, la colina de San Antonio, la ribera del Río Cauca, el ferrocarril... y la lista continúa. Incluso el bar del legendario Hotel Aristi revivirá sus años dorados con un menú donde el plato fuerte será el reencuentro con un ícono arquitectónico de alfombras rojas, barra de cuero y sillas art decó. Dicen que somos lo que comemos, y propuestas como estas prometen nutrir nuestra sensibilidad y sentido de pertenencia.

VER COMENTARIOS
Columnistas