Y nada de la reforma

editorial: Y nada de la reforma

“Permisividad” e “incumplimiento de sus funciones” son los hallazgos hechos por la Contraloría General al investigar el manejo que las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, le han dado a la minería ilegal. Otra razón para indagar por qué la reforma a esas entidades sigue embolatada.

Y nada de la reforma

Octubre 06, 2017 - 11:55 p.m. Por:
Elpais.com.co

“Permisividad” e “incumplimiento de sus funciones” son los hallazgos hechos por la Contraloría General al investigar el manejo que las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, le han dado a la minería ilegal. Otra razón para indagar por qué la reforma a esas entidades sigue embolatada.

Según el organismo de control, en los últimos dos años se han evidenciado fallas e inconsistencias en la vigilancia e intervención que deben ejercer las autoridades ambientales sobre esa actividad. El reclamo va dirigido a las CAR de los departamentos de Antioquia, Bolívar, Boyacá y Chocó, así como a las de Cundinamarca, Nariño y Valle, es decir donde es evidente el daño ocasionado a los recursos naturales y a la salud de las poblaciones aledañas.

Las acusaciones contra las Corporaciones incluyen el no acompañar a la Policía y al Ejército en los operativos realizados contra esa actividad, no imponer las medidas preventivas y las sanciones, así como tomar la insólita decisión de dejar en custodia de los mismos mineros ilegales las dragas y químicos decomisados. En resumen, lo que arroja la investigación es que esas entidades regionales están incumpliendo las labores inherentes a su razón de ser.

Estos hallazgos engrosan las evidencias sobre el fracaso de las CAR que se viene denunciando desde cuando la Ley 99 de 1973 las atomizó, cambió sus funciones, limitó su campo de acción a los departamentos, mientras les abrió las puertas a las malas prácticas clientelistas. El resultado es entes paquidérmicos, burocratizados e incapaces de proteger el medio ambiente en uno de los países con mayores riquezas naturales.

La cuestión es qué ha impedido hacer la reforma. Pese a las protuberantes falencias que presentan las CAR, el Congreso no ha cumplido con hacer los cambios que se requieren. Y como sucedió en un debate en el Senado, le reclama al Ministerio del Medio Ambiente por no presentar la propuesta para transformarlas y hacerlas eficientes. A cambio, sólo se preocupa por plantear cambios que le permitan echar mano de recursos que se pagan en las regiones y pertenecen a ellas.

El Gobierno Nacional tampoco ha hecho mucho luego de anunciar hace seis años la reforma a las CAR. Además de evadir la responsabilidad que le compete en su urgente fortalecimiento y en la depuración que necesitan, cada vez son menos los aportes efectivos para que mejoren su capacidad administrativa y técnica para abordar los desafíos ambientales en sus territorios.

La mezcla de todos esos factores ha llevado a que ocurran fallos como los del ineficiente manejo del problema de la minería ilegal señalados por la Contraloría General. La consecuencia es el impacto en los ecosistemas y en los recursos naturales como los que se evidencian en el río Dagua o en el Parque Nacional Natural Farallones, dos de los ejemplos que incluye el informe del ente de control.

A las Corporaciones Autónomas Regionales no hay que acabarlas sino transformarlas para que cumplan sus funciones y recuperen su credibilidad. Lo que no se consigue siendo indiferentes o ignorando los problemas que hoy las afectan, o tratando de quitarles sus recursos.

VER COMENTARIOS
Columnistas