Visitas simbólicas

Visitas simbólicas

Marzo 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Parte del valor simbólico de la visita radica en que la relación entre un presidente estadounidense y el mandatario israelí no había sido tan distante como la sostenida por Barack Obama y Benjamín Netanyahu.

Fueron necesarios cuatro años y un segundo período, pero finalmente el presidente Obama viajó a Israel para realizar una visita de Estado cargada de simbolismos, llevar un mensaje de solidaridad al pueblo israelí y prometiendo defender a Israel de amenazas cercanas y lejanas.Parte del valor simbólico de la visita radica en que la relación entre un presidente estadounidense y el mandatario israelí no había sido tan distante como la sostenida por Barack Obama y Benjamín Netanyahu. Pese a la ayuda, ella ha estado signada por mutuas recriminaciones, en especial por el empeño de proseguir con construcciones y asentamientos en territorio palestino, lo que parece ser una obsesión del Primer Ministro de Israel.Pero también porque ella estará seguida de una visita a Ramala, en territorio palestino, donde se entrevistará con Mahmoud Abbas, el jefe de la Autoridad Palestina, y posteriormente a Jordania, para escuchar al rey Abdullah.Si bien la Casa Blanca ha hecho lo posible para disminuir las expectativas del periplo por el Medio Oriente, la verdad es que la agenda no podría ser más significativa. Aunque no se lleva propuesta de paz para discutir entre israelíes y palestinos, los temas de la crisis siria y el armamentismo nuclear de Irán estarán en las mesas de conversaciones.Ambos asuntos son de honda preocupación entre los dirigentes israelíes, quienes anotan los peligros que significaría la influencia de los Hermanos Musulmanes entre la oposición siria, lo mismo que el reto de lidiar con un Irán poseedor de armas nucleares. Así, el valor simbólico de la visita de Obama estriba en dar seguridad de que Estados Unidos no dejará sola a Israel ante estas perturbadoras eventualidades.Se trata de despejar dudas, pues Netanyahu ha declarado que el presidente Obama “no comprende” el peligro que para Israel implica un Irán nuclear. Al respecto, en su primer día de visita Obama aseguró que “Estamos juntos ante el peligro” y agregó que “Aunque comprendemos claramente las dificultades, jamás perderemos de nuestra vista el horizonte un Israel en paz con sus vecinos”, en lo que se considera la reiteración de un compromiso histórico con Israel y también el recordatorio de que hay un proceso de paz por desarrollar.También ha llamado la atención la larga visita de Obama a la casa de Shimon Perez, actual Presidente israelí, ex primer ministro y Premio Nobel de Paz, quien por su influencia en el desarrollo del país desde la creación del Estado y su participación en el proceso de paz, es casi en una figura de dimensiones míticas para muchos israelíes. Pero el proceso de paz, hoy moribundo, no está en la agenda. Lo que interesa a Netanyahu es la seguridad de una acción militar si Irán persiste en construir armas nucleares, lo mismo que una solución del problema sirio sin influencia de los Hermanos Musulmanes.La visita de Obama y la reiteración del “estamos juntos” en cada acto público realizado en Tel Aviv, tal vez indiquen que Obama y Netanyahu han avanzado en acuerdos para hacer frente a los peligros que amenazan la existencia de Israel y la paz mundial.

VER COMENTARIOS
Columnistas