Unión por el saber

Abril 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La Fundación Bibliotec es un ejemplo de cómo se pueden crear espacios desde la iniciativa privada y con el respaldo del Estado, donde el conocimiento también es la disculpa para compartir. Y una demostración de cómo el sector privado cumple su obligación social de construcción de oportunidades, no sólo desde su aporte a la economía o a través de la generación de empleo

Construir oportunidades para que una sociedad progrese no es responsabilidad exclusiva del Estado. Cuando el aporte es colectivo los objetivos se consiguen más rápido y conllevan mayores beneficios. Así lo demuestra Bibliotec, una iniciativa creada por vallecaucanos para dotar con recursos y tecnología a las bibliotecas comunitarias de Cali. La idea surgió hace dos años por la inquietud del empresario Alfredo Carvajal Sinisterra, quien convocó a 22 compañías de la región para que hicieran la inversión más importante para Cali y el Valle como parte de sus programas de Responsabilidad Social Empresarial: permitir el acceso al saber a las comunidades con mayores necesidades. Desde entonces la Fundación Bibliotec ha construido 2 bibliotecas y apoyado la ampliación y remodelación de otras 18; las han dotado con miles de libros y en unión con el Ministerio de Tecnología e Informática han instalado 1.070 computadores, un gran esfuerzo por poner la tecnología al servicio de la educación y la cultura. Ahora, sectores con los mayores niveles de marginalidad como los barrios El Retiro, El Pondaje y Doce de Octubre, tienen un epicentro para el saber. Allí está la posibilidad de que sus niños, jóvenes, y toda la comunidad puedan acercarse al conocimiento, que construye las oportunidades y el desarrollo. Es abrir a través de los libros y de la cultura las puertas al progreso así como brindarles la oportunidad a todos los caleños de acceder a las tecnologías, que ya no son las del futuro sino las de hoy, y sin las que es imposible el progreso de las personas. La Fundación Bibliotec es un ejemplo de cómo se pueden crear espacios desde la iniciativa privada y con el respaldo del Estado, donde el conocimiento también es la disculpa para compartir. Y una demostración de cómo el sector privado cumple su obligación social de construcción de oportunidades, no sólo desde su aporte a la economía o a través de la generación de empleo. Cuando esa responsabilidad se une a los objetivos de los gobiernos y los propósitos se trabajan en conjunto es posible generar los cambios que se necesitan para superar el atraso y mejorar la vida de los ciudadanos.Con la instalación de los primeros seis puntos, de 20 que se entregarán este año en Cali, de Viva Digital, el programa del Gobierno Nacional para brindar internet gratuito y de alta velocidad a todos los colombianos, se consolida la labor de la Fundación en las bibliotecas comunitarias y públicas de la ciudad. Así se amplían las oportunidades para que los caleños de todas las edades y de todos los sectores tengan ese acceso al conocimiento que permite tener los cambios culturales que demandan las sociedades para progresar.La meta de la Fundación Bibliotec es llegar a todas las comunas, apoyar a las 61 bibliotecas comunitarias de la ciudad, superar los 800.000 libros distribuidos en esos centros del conocimiento y entregar 1.500 computadores antes del 2017. Lo que será posible con el apoyo de más empresas, de los caleños en general y del compromiso del sector público. Es trabajar todos por un futuro mejor para Cali, el Valle y Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas