Una papa caliente

Una papa caliente

Mayo 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El problema radica en que allí están detenidos los principales sospechosos de los ataques terroristas del 11 de septiembre, lo mismo que varias decenas de criminales de guerra en Afganistán y otros inculpados de terrorismo en los Estados Unidos y Yemen. Individuos altamente peligrosos que de ninguna manera están dispuestos a respetar las leyes y el ordenamiento jurídico del país contra el que atentaron.

En un interesante discurso sobre la política antiterrorista de los Estados Unidos el Presidente Obama abordó el tema de la cárcel de Guantánamo, que le ha traído no pocas contrariedades.Varias son las razones: 1. Se encuentra en suelo cubano y es una posesión estadounidense que Cuba no reconoce como legítima a la luz del derecho internacional. 2. Allí se encuentran detenidas 166 personas, acusadas de terrorismo, pero hasta ahora, ninguna enjuiciada ni condenada. 3. Por su extraterritorialidad no está cobijada por el sistema judicial estadounidense. 4. Es en extremo costosa, pues se gasta US$800.000 anuales por detenido, mientras en las cárceles de máxima seguridad de EUA la cifra es de US$25.000. 5. Lo que allí sucede se escapa de todo control, tanto estadounidense como internacional.Guantánamo es una mancha en la autoridad moral de los Estados Unidos. Pero no ha podido ser cerrada, pese a que Obama se comprometió a hacerlo desde su primera campaña. Y también en la segunda, en la que el opositor Mitt Romney no quiso referirse al tema.El problema radica en que allí están detenidos los principales sospechosos de los ataques terroristas del 11 de septiembre, lo mismo que varias decenas de criminales de guerra en Afganistán y otros inculpados de terrorismo en los Estados Unidos y Yemen. Individuos altamente peligrosos que de ninguna manera están dispuestos a respetar las leyes y el ordenamiento jurídico del país contra el que atentaron. Para ellos las garantías civiles de los procesos son simplemente un recurso para burlar la ley y volver a las andadas.Pero el “limbo legal” en el que se encuentran los reclusos y su reacción ante semejante situación ha generado críticas internacionales, hasta el punto en que Obama reconoció que la situación no beneficia a la lucha antiterrorista ni a la cooperación con otros países. “Es crítico para nosotros entender que Guantánamo no es necesario para la seguridad de Estados Unidos”, expresó el mandatario en rueda de prensa. “Debe cerrarse”.Para el analista Ken Gude “De los 166 prisioneros, la mitad pueden ser transferidos inmediatamente a sus países de origen sin temor alguno. Estos son yemeníes a quienes se les ha dado el visto bueno para ser liberados”. Su liberación no ha ocurrido porque el ambiente de seguridad en Yemen no era favorable y faltaba un gobierno cooperativo. “Pero hay un nuevo gobierno allí con el que se tiene una buena relación ahora”, aseguró.Además, la existencia de la prisión y las reacciones como la huelga de hambre de los presos parece estar dañando el prestigio internacional de Estados Unidos. “Es un lastre estratégico porque fomenta el reclutamiento de individuos por grupos extremistas”, añadió Gude. Algo similar sucede con los afganos, una vez terminada la guerra en ese país. Deben ser transferidos a Afganistán.Pero buena parte de la opinión pública y de la oposición se opone férreamente a que los terroristas del 11S vuelvan a pisar suelo estadounidense Así, la realidad es que aunque Guantánamo algún día se cerrará, no será pronto ni sin lucha.

VER COMENTARIOS
Columnistas