Una Cumbre distinta

Julio 09, 2017 - 11:55 p.m. Por:
Elpais.com.co

En medio de un clima de tensión culminó en Hamburgo la Cumbre del G20, que reúne a los países más industrializados. Estos encuentros, que eran muy previsibles, han tomado un nuevo cariz debido a las intervenciones del presidente de Estados Unidos y sus expresiones hostiles.

Uno de los focos era cómo se iba a enfrentar la decisión de ese país de renunciar al acuerdo ambiental de París. El resultado fue contundente: 19 miembros del exclusivo club de países industrializados y emergentes respaldaron el Pacto de París que lucha contra las emisiones contaminantes, mientras que Estados Unidos ratificó su posición de abandonar el acuerdo y defender la utilización de los combustibles fósiles por encima de cualquier otra alternativa.

Las palabras de la canciller alemana, Angela Merkel, anfitriona del encuentro, evidenciaron la fractura existente entre Estados Unidos y el resto del mundo: “El Acuerdo de París es irreversible”. Los 19 miembros del G20 que respaldaron el acuerdo confirmaron su compromiso para prestar ayuda, incluida la financiera, a los países en desarrollo que cumplan los objetivos para enfrentar los efectos del calentamiento global.

Esta es una decisión muy importante en la medida que en el marco del llamado principio de las “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, se reconoce la contribución histórica de los países industrializados al cambio climático. La reunión sobre medio ambiente que convocará el presidente Macron en diciembre, será una nueva oportunidad para ver si los avances de la diplomacia pueden enfrentarse a la protección de intereses individuales que hasta ahora parece ser el objetivo de la administración Trump.

Otro de los puntos que generó expectativa era lo referente al libre comercio, si se tiene en cuenta las posiciones proteccionistas que había remarcado en el pasado Trump. Pese a ello, se lograron avances y el documento final expresa la voluntad de “luchar contra el proteccionismo”, como ya se había remarcado en la Cumbre del G7 en Italia. Se apuesta por un libre comercio “justo y basado en reglas”, al tiempo que reconoce el uso de “instrumentos legítimos de defensa comercial”, un punto de seguro impuesto por la delegación de Estados Unidos. Es decir, se llegó a un acuerdo en respecta al libre comercio, pero habrá excepciones para la Administración Trump.

Esta cumbre también dejó una esperada reunión entre el presidente de Estados Unidos y su homólogo ruso, Vladimir Putin. En su primer encuentro cara a cara lo más importante fue la tregua que pactaron en Siria, en la que participarán otros países involucrados en el conflicto. Los esfuerzos por lograr el cese de hostilidades en este país se han repetido durante siete años sin que ninguno de ellos haya fructificado.

Es claro que lo que está sucediendo en estas cumbres evidencia el gran desencuentro entre el presidente Trump y sus aliados. “Donde lamentablemente no hay consenso, hay que reflejar el disenso, no ocultarlo”, remarcó Merkel en una clara alusión a las diferencias que el mundo occidental tiene con los Estados Unidos desde la llegada de Trump.

VER COMENTARIOS
Columnistas