Un paso importante

Enero 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El plan presentado por el Gobierno ofrece claras soluciones para grandes sectores de la población que hasta ahora han debido soportar aplazamientos y trámites a veces absurdos para lograr la atención de sus enfermedades. Y al obligar a las Empresas Prestadoras de Salud a atender en tiempos cortos a quien solicite sus servicios está enviando el mensaje esperado por muchos: que lo importante es el paciente.

El pasado miércoles el presidente Juan Manuel Santos hizo la presentación oficial del Plan Obligatorio de Salud, POS, el punto de partida para combatir la crisis de uno de los servicios públicos más importantes. Quedarán pendientes las decisiones que acaben de raíz con los males que obstaculizan el acceso a la salud y la buena atención a millones de colombianos. El presidente Santos no dudó en calificar como “monumental” el paso dado por el Gobierno al expedir la actualización del POS. Y garantizó que responderá por los dos billones de pesos, cifra estimada del costo que significará reconocer 197 nuevos tratamientos de alta complejidad. Son anuncios esperanzadores que empiezan a despejar la confusión creada durante los años en los cuales la negativa a tomar esa decisión llevó a que se creara una curiosa categoría, la de los procedimientos y las drogas ‘no POS’ y a que los jueces y la tutela se convirtieran en los médicos de millones de personas que no eran atendidas como correspondía.El plan presentado por el Gobierno ofrece claras soluciones para grandes sectores de la población que hasta ahora han debido soportar aplazamientos y trámites a veces absurdos para lograr la atención de sus enfermedades. Y al obligar a las Empresas Prestadoras de Salud a atender en tiempos cortos a quien solicite sus servicios está enviando el mensaje esperado por muchos: que lo importante es el paciente. Pueda ser que la relevante decisión no termine obstaculizada por la falta de especialistas, el argumento más usado por las EPS para justificar las demoras en la atención.Es de destacar que el nuevo plan empieza a hacer realidad la posibilidad de unificar el POS para los regímenes subsidiado y contributivo, comenzando por las personas entre 18 y 44 años de edad, como lo ordenó una sentencia de la Corte Constitucional en el 2008. Y que se han simplificado trámites que, además de engorrosos, se convertían en barreras para atender a los enfermos o acelerados procedimientos como la entrega de medicamentos y la posibilidad de establecer citas a través de los medios electrónicos.El otro lado del problema de la salud no parece tan despejado con la actualización del POS. Estamos hablando de las innumerables quejas sobre corrupción que se queda con gruesas tajadas de los recursos públicos destinados a atender la salud de los colombianos. Y de la enorme deuda que el Gobierno, a través del Fosyga, aún mantiene con las EPS, lo que, junto con las enfermedades ‘no POS’, se ha convertido en el argumento ideal para justificar sus demoras en atender a los pacientes y para reclamar por su situación financiera.Según se ha conocido, en este año se revelarán las medidas para resolver la crisis del sistema de salud. La expectativa es grande y la crítica generalizada es que ese sistema está afectado por el exceso de intermediarios que entorpecen el propósito de cubrir a todos los colombianos con calidad y eficiencia. Y por cuanto el país tiene que resolver si en materia de salud es más importante la rentabilidad de sus operadores privados o la prestación del servicio con criterio social. El Gobierno tiene la palabra.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad